World of Armor



Bienvenido a World of Armor, una página dedica especialmente a los carros de combate de la Segunda Guerra Mundial, aunque también haremos mención a carros de entreguerras y de la década de los 40.

Esta página es personal, pero si alguien quiere añadir información sobre cualquier tipo de vehículos de la Segunda Guerra Mundial, puede contactar conmigo y veremos de añadirlo a la página.

Intentaré que esta página sea neutral, es decir, no favorecer a ninguno de los bandos implicados en la guerra, sino ser lo más objetivos posibles. Se permitirán comentarios en los artículos, lo que significa que se permite criticar lo que vaya colgando, siempre y cuando se respeten las normas habituales de convivencia y no se falte el respeto. Críticas constructivas sí, destructivas no.

El objetivo de esta página es la de informar a los aficionados de los carros de combate, cómo eran, sus características y sobre todo, hacer análisis de alto rigor con el fin de sacar conclusiones realistas sobre los vehículos que revolucionaron el arte de la guerra. Aparte de lo citado, también pondré algún artículo que haga referencia a los carros de combate, pero que se centre en batallas o temas por el estilo.

jueves, 19 de abril de 2018

Blindaje de la Torreta de un T-34-85

Tras la Segunda Guerra Mundial, el T-34-85 todavía estuvo operativo en varios ejércitos. En Alemania del Este se hizo un estudio de este vehículo en 1961 para conocer exactamente el nivel de protección que tenía.

A continuación se pueden observar varias imágenes. La primera se corresponde con el estudio general del vehículo y las siguientes son imágenes reales del T-34-85 con pruebas del espesor. Recordemos que el acero de la torreta era acero fundido, por lo que el espesor no era igual en cada parte.

Podemos observar como la protección de la torreta va disminuyendo cuanto más avanzamos hacia la parte trasera. Esto es debido a que la mayor protección siempre se aplica a la parte frontal que es la más expuesta durante los combates. En la parte frontal llega a 150mm, pero en el centro del todo. Así como nos movemos un poco, el espesor se reduce.

También se puede ver como el blindaje del casco sigue siendo el mismo y no varió desde el inicio de su construcción, salvo en algunos casos que se aplicaron planchas de blindaje adicional, aunque no fueron muy populares estos añadidos debido al aumento del peso.

Fuente: http://tankarchives.blogspot.com.es/2018/03/t-34-85-armour.html

Artículo creado por ACB, el Mutie

sábado, 31 de marzo de 2018

Ventajas del T-34

En otro artículo veíamos los defectos del T-34, que no eran pocos como todos los carros de combate de la época. Si no hiciéramos un artículo mostrando su parte buena, nuestra idea sobre este famoso carro de combate sería parcial y muy negativa, por lo que veamos qué cosas buenas tenía el T-34.

  • Soldaduras

Así como las soldaduras de la época no eran muy buenas en general, en parte debido a las grandes producciones y la necesidad de mano de obra especializada, que no sobraba en la URSS de los años 40. Pues aunque la calidad de estas no era buena, las planchas estaban dispuestas de tal forma que las soldaduras quedaban ocultas. Es decir, las mayoría de las planchas soldadas llevaban las soldaduras ocultas por el blindaje, por lo que en caso de impacto, la soldadura estaría protegida.

Este sistema se puede observar mejor en el KV-1. Si nos fijamos el la plancha frontal, en su parte más plana, el blindaje sobresale el techo un poco, permitiendo soldar esa plancha con la del techo y ocultar a su vez la soldadura. Fue una solución sencilla, pero eficaz.

  • Suspensión Tipo Christie

Cuando hablamos de esta suspensión, también se suele citar que los norteamericanos rechazaron usarla. Los soviéticos iban a sustituirla por barras de torsión como estaba previsto en el T-34M, pero no se hizo por motivo burocráticos y la necesidad de producir para reemplazar las pérdidas.

Lo bueno de usar la suspensión Tipo Christie era que estaban ante un sistema ya probado en carros de combate anteriores, recalcando la serie de carros de crucero BT. Otra ventaja era que era sencilla de producir y reparar, así como ofrecía una buena movilidad por carretera. Al mantener la suspensión Tipo Christie se ahorraron tener que probar bien las barras de torsión y modificar las fábricas para sustituir toda la producción de suspensiones del T-34, uno de los principales motivos de no haber cambiado.

  • Blindaje

El blindaje es un factor relativo al momento. Su blindaje inclinado fue una fuente de inspiración para los siguientes carros de combate fabricados por el resto de países. A pesar de que se conocían las ventajas del blindaje inclinado, las desventajas eran el aumento de peso debido a que por lo general, esta inclinación provocaba un aumento del volumen interno. También se desestimó su uso o eficacia durante la Primera Guerra Mundial debido a las trincheras, que al pasar provocaban oscilaciones y por lo tanto el blindaje variaba en su inclinación.

Otro punto importante es que los 45 milímetros del T-34 estaban inclinados 60º en su frontal, logrando hacer rebotar la mayoría de proyectiles de la época y siempre difícilmente penetrado, confiriéndole uno de los mejores blindajes para 1941. Está claro que con la entrada de los cañones largos de 75 milímetros alemanes y el uso de munición subcalibrada de 50 milímetros (hasta 1943), hicieron que el T-34 perdiese su gran protección.

El tema de la dureza del acero soviético era para aumentar la probabilidad de rebote y rotura del proyectil enemigo, siempre y cuando hablemos de la normal T/D (Thickness/Diameter), es decir, que el espesor del blindaje no fuera inferior al diámetro del proyectil, por eso el T-34 era capaz de soportar bien proyectiles de hasta 50 milímetros, pero no de 75.

  • Potencia de Fuego

El cañón del T-34 varió desde el inicio. El más empleado de todos y estándar fue el F-34 en el T-34 y ZiS-S-54 de 85mm en el T-34-85. El 76mm tenía una buena potencia para 1941 y 1942, pero a partir de 1943 ya se empezaba a quedar corto en potencia de fuego contra los nuevos modelos pesados alemanes y los incrementos de blindaje en el Panzer IV.

Era inevitable montar un cañón más potente y finalmente se terminó montando el D-5T que pronto fue sustituido por el ya citado ZiS-S-54. El motivo de usar un calibre mayor respondía a que ese cañón era un derivado de un cañón antiaéreo de 85mm y a que el aumento del calibre permitía emplear una mayor carga de explosivo, muy útil en un vehículo que llevaba el 75% de su munición de alto explosivo o fragmentación.

Su potencia de fuego frente a otros carros medios de la época como el Sherman o el Panzer IV estaban a la par en cuanto a la potencia anticarro y los superaba frente a objetivos no blindados gracias a su mayor calibre.

  • Movilidad

Un aspecto importante del T-34 fue su movilidad. Impulsado por un motor de 500cv y con un peso inicial de 26,3 toneladas, su relación potencia/peso era de 19cv/t. El uso de un motor diésel tenía su parte buena, como un par motor más elevado, pero también producía mayores vibraciones y era ruidoso (se oía a más de medio kilómetro de distancia).

Otro punto fuerte en cuanto a su movilidad eran sus anchas cadenas que le permitían moverse por terrenos blandos sin hundirse. El Panzer IV y el Sherman tuvieron que emplear cadenas "de invierno" en épocas de mal tiempo para reducir la presión sobre el suelo, algo que ya estaba pensado por parte de los soviéticos gracias a los duros inviernos y la espesa nieve.

El aumento de peso del T-34 llegó a las 32 toneladas, reduciendo su relación potencia/peso a 15,63 cv/t, superando al Panzer IV y Sherman que eran sus competidores en esta clase.

  • Precio

El precio de un carro de combate varía durante los años, según las mejoras, materiales empleados, etc. El T-34 costaba inicialmente 596.373 rublos en 1939, en la serie inicial. En 1941 su precio ya había bajado a 259.256 rublos y para 1943 su precio de producción estaba entre los 136.000 y los 179.400 rublos. La bajada es notable y era imprescindible para poder producirlos en grandes cantidades, por eso se insistió en mejorar los procesos para que fueran más rápidios y así reducir la cantidad de horas empleadas. El uso de cadenas de montaje en serie permitió acelerar el ritmo de producción.

El T-34-85, fabricado principalmente entre 1944 y 1945, su precio estuvo entre los 142.000 y los 164.000, con su precio más bajo en 1945, ya que en el 44 fue cuando se cambio de un modelo a otro, con el cambio de la torreta y armamento entre otras cosas.

Es difícil o imposible comparar los precios de diferentes nacionalidades, pero lo cierto es que el T-34 era más barato que un Sherman o un Panzer IV.

  • Motor de Aluminio

El motor diésel de 500CV del T-34 estaba hecho de aluminio, al contrario que la mayoría de motores de la época. Esto hacía que su peso fuera menor que otros motores comparables. Cuando Alemania se topó con el T-34 y comenzaron el camino que terminaría en el Panther, se topó con un problema y es que no era viable hacer motores en aluminio. El motivo no era la falta de aluminio en sí, sino que la mayor parte del aluminio estaba destinada a la marina.

El uso de este metal tiene también sus inconvenientes, ya que daños menores en acero se pueden volver a soldar, pero en aluminio es bastante más complicado y según donde, puede requerir un cambio completo.

  • Uso del Diésel

El combustible es un punto importante. Todavía hay debate sobre por qué se empleó diésel y no gasolina, con sus ventajas y desventajas. Uno de los puntos a favor del diésel es sobre la inflamabilidad y volatilidad de la gasolina. Esto viene de la experiencia y conclusiones sacadas de la Guerra Civil Española, donde los T-26 y BT ardían con relativa facilidad. Se dice que un ingeniero soviético cogió una antorcha y la arrojó a un barril de gasóil, apagándose al instante, mientras que en el de gasolina, éste estalló.

Aunque esto es cierto, que el gasóil es más difícil de prender, también es cierto que una vez se enciende, luego es mucho más difícil de apagar que la gasolina.

Otro punto a favor del diésel es su mayor autonomía con la misma cantidad de combustible, mientras que otra contra son las vibraciones y aumento del ruido de los motores diésel de la época, mucho más ruidosos y por lo tanto, más fácil predecir un ataque debido al ruido.

Artículo creado por ACB, el Mutie

domingo, 25 de febrero de 2018

Defectos del T-34

El T-34 fue uno de los carros de combate más importantes de la Segunda Guerra Mundial. El haber sido el carro de combate más producido de todo el conflicto lo convierte en un carro muy interesante para estudiarlo.

Salió a producción en 1940 y un año después ya estaba en combate, por lo que a pesar de las pruebas realizadas, todavía había defectos que resolver y mejoras que introducir.

Este artículo no pretende criticar negativamente al T-34 para desprestigiarlo o decir que era un mal carro de combate, sino exponer las deficiencias que tenía, algunas resueltas en diferentes versiones y otras sin solución, así como algunas deficiencias que simplemente limitaban el desarrollo pero no eran negativas de por sí.

  • Transmisión

La transmisión es una parte fundamental de cualquier vehículo motorizado, puesto que es la parte que lleva la potencia del motor a la rueda tractora para mover el carro. En algunos foros se habla de que algunos T-34 llevaban una transmisión de repuesto debido a su baja calidad y posibilidad de rotura, pero hay dudas de que fuera algo extendido.[1]

  • Caja de Cambios

Los primeros T-34 llevaban una caja de cambios de 4 marchas. La potencia no se aprovechaba bien y cambiar de una marcha a otra suponía un exfuerzo de 20-30kg de fuerza. Si bien esto último no se solucionó con el cambio por una caja de cambios de 5 marchas, pues la fuerza para el cambio de marchas siguió siendo igual, el disponer de un mayor número de marchas mejoró la conducción y redujo los fallos mecánicos en la caja y transmisión.

  • Problemas con las Soldaduras

El cambio de los remaches a la soldadura fue un paso muy positivo en cuanto a la fabricación de carros de combate, pero la falta de mano de obra cualificada era un problema en un momento donde se necesitaba. Los procesos de soldura mejoraron, sin embargo la producción de carros de combate por la URSS fue la más elevada de todos los países durante la Segunda Guerra Mundial y por lo tanto eran necesarios más soldadores que en el resto.

Las soldaduras de muchos ejemplares inspeccionados no eran buenas. Un examen británico sobre el T-34[2] indicaba que a las soldaduras eran de baja calidad, pero por la contra, la disposición de las planchas era excelente, balísticamente hablando, es decir, que las planchas más expuestas solían sobresalir ligeramente para cubrir la soldadura, de tal forma que en caso de impacto, la soldadura siempre estuviese tapada por la plancha de acero.

  • Filtros de Aire

Los filtros de aire en el T-34 y el T-34-85 eran totalmente insuficientes. A pesar de algunas mejoras en los filtros y los cambios de algunos ventiladores, la extracción siempre fue insuficiente, haciendo que los gases del motor no fueran extraídos y alcanzaran el compartimento de la tripulación.

  • Suspensión Tipo Christie

La suspensión del T-34 estaba basada en la suspensión tipo christie que el ejército soviético compró. Ya la probaran con la serie de carros de crucero BT y la aplicaron en el T-34. La ventaja de esta suspensión era la posibilidad de alcanzar altas velocidades por carretera. Hasta aquí la parte positiva, pero tiene algunos defectos.

Esta suspensión se basa en un sistema de muelles helicoidales que no ofrece una buena conducción campo a traviesa debido a su balanceo provocado por los resortes al coger los baches. Por otra parte, este sistema era más complejo que el de barras de torsión, necesitando más espacio interior. Otra limitación de esta suspensión era el límite de peso. El T-34-85 pesaba 32 toneladas, estando muy en el límite de lo que podía aguantar la suspensión que limitaba el peso máximo.

La solución a estos problemas hubiera sido cambiar la suspensión por barras de torsión como estaba pensado en el T-34M que iba a ser el sustituto del T-34 original y no lo fue por la entrada en conflicto de Alemania con la URSS.

  • Blindaje muy Duro

La dureza de los blindajes tiene ventajas y desventajas. La principal ventaja es que si es lo suficientemente duro el blindaje, podrá romper la punta del proyectil y éste no llegará a penetrar el blindaje. Sin embargo, en caso de penetración, el blindaje de alta dureza (+350BH) ofrece menos protección de un blindaje de 200-250BH.

La alta dureza del acero del T-34 (400-450BH) estaba pensado para detener proyectiles de 45mm o inferiores, mientras que los de mayor calibre producían overmatch y por lo tanto, la protección de la inclinación ya no era tan relevante y la protección decrecía. Por este motivo se pretendía maximizar la protección contra pequeños proyectiles.

Otro efecto adverso del blindaje de alta dureza es que en caso de penetración, se solían producir grietas y fisuras, es decir, que un impacto podía producir fallos en el blindaje cercano y astillamiento o levantamiento de esquirlas en las partes interiores con la posibilidad de dañar a la tripulación. Los alemanes idearon una solución a este problema que era endurecer mucho unos pocos milímetros de la parte exterior y dejar el resto con menor dureza. Es una buena solución, pero los problemas de este método (Face Hardening) es su tiempo de procesado y coste.

Si bien los 45mm del T-34 ofrecían una protección muy buena en 1941, para el año 1943 era muy débil y podía ser penetrado por la mayoría de cañones de la época. Sólo la torreta se fue actualizando, mejorando considerablemente la protección en el T-34-85.

  • Falta de Radios

Mucho se ha hablado de este tema y es uno que nunca falta cuando se habla de defectos del T-34. Vamos a repetirlo de nuevo para que quede claro. Para 1941, los T-34 no llevaban radio salvo los carros de comandante que eran los que coordinaban los combates. Por aquel entonces se usaba un sistema de banderas de colores o de luces, que progresivamente se fue sustituyendo por las radios. En 1943 el 80% de tanques soviéticos llevaban radios y en 1944 la totalidad.[3]

  • Visores

Las ópticas soviéticas de inicio de la guerra tenían burbujas de aire en muchos casos y se perdía bastante claridad, lo cual hacía que la imagen no se viera como debería. En general, los diferentes ejércitos hablan bien de las ópticas alemanas Zeiss por su nitidez, es decir, que los cristales de las ópticas alemanas eran las mejores de la época, mientras que el resto estaban en un segundo lugar. Comparar las ópticas soviéticas con las americanas o británicas es complicado al no haber mucha información, sin embarco hay cantidad de comparativas con las alemanas, lo cual no es sorprendente al tratarse de enemigos.

Los modelos iniciales del T-34 no llevaban cúpula de comandante y el periscopio (aveces llevaban 2 en la torreta) no tenía un campo de visión muy amplio. En la torreta exagonal (modelo 1943) se añadió la cúpula del comandante y en 1943 se empezó a montar el periscopio panorámico MK4 con visión 360º (rota sobre su eje). Esto fue una gran mejora de cara a la localización de objetivos antes de disparar.

  • Escotillas

El problema de la escotilla fue del los primeros T-34 modelo 1940, donde escotilla de la torreta era de una sola pieza y muy grande. La idea era buena en el papel, pues en caso de tener que abandonar el carro, tras abrir la escotilla, los enemigos no tenían fácil disparar a la tripulación durante la evacuación. Sin embargo, el gran tamaño hacía casi imposible abandonar el vehículo en caso de impacto crítico. En las siguientes versiones se pusieron dos escotillas superiores que al abrir ofrecían todavía un poco de protección.

El conductor tenía su propia escotilla en el frente del vehículo. Le servía para escapar en caso de necesidad y la podía dejar abierta durante el viaje si no había combate.

  • Ergonomía

Es uno de los puntos en los que más se incide cuando hablamos de los vehículos soviéticos. Ya mencionamos que los conductores tenían que estar bien entrenados y ser fuertes para mantener el ritmo durante los cambios de marchas donde hacía falta hacer una fuera de entre 20-30kg, lo cual termina siendo agotador en terreno abrupto donde hay que bajar de velocidad por los baches para evitar roturas mecánicas. En los primeros años de guerra del T-34 esto supuso una buena parte de las averías mecánicas producidas.

El espacio interno de la mayoría de los carros de combate era reducido. En las primeras torretas de 2 hombres del T-34 eran muy estrechas y los propios tripulantes se quejaban de que en invierno era complicado operar debido a las gruesas prendas de ropa que tenían que llevar. Esto reducía su desempeño en combate y producía mayor agotamiento.

Otra parte importante de la falta de espacio es que si el carro de combate era penetrado por un proyectil enemigo, los daños a la tripulación eran mayores, causando bajas y daños importantes. Por su parte, esta desventaja del espacio interno reducido se correspondía también con un peso del carro más ajustado, una silueta menor y una mayor protección balística que si el blindaje fuera recto, con el consiguiente aumento de espacio. Al final se trataba de ver las ventajas y desventajas a la hora de llevarlo a cabo.

Notas
  1. http://alejandro-8.blogspot.com.es/2015/10/t-34-en-combate-con-transmision-de.html
  2. http://worldofarmorv2.blogspot.com.es/2017/02/t-34.html#a37 "Preliminary Report Nº20 - T-34", School of Tank Technology, Febrero de 1944
  3. Mikhail Baryatinskiy, "T-34 Medium Tank", Russian Armour Volume 4, Ian Allan Publishings, Moscú, 2007, ISBN 978-071103265-1.

Artículo creado por ACB, el Mutie

lunes, 5 de febrero de 2018

Opinión Personal Sobre el M4 Sherman

El Sherman es uno de los carros de combate más infravalorados de la Segunda Guerra Mundial. Fue el segundo carro de combate más fabricado durante la Segunda Guerra Mundial, de origen estadounidense y su producción comenzó en el año 1942.

Habitualmente se dice que el Sherman era un carro de combate que ardía con mucha facilidad, de mala protección y mal cañón. Es la descripción que se le da a este carro en muchos sitios y que con el tiempo se ha expandido como la pólvora.

El tema de que ardía con facilidad ya lo traté anteriormente en esta página y puse evidencias de que no ardía más que otros carros de la época (ver artículo). Sobre la protección, hay que decir que era bastante similar al del T-34 o el del Panzer IV. El problema es que el Sherman llegó a Europa en 1944 y era lo más pesado que estaba desplegando el ejército estadounidense. En muchos informes los carristas hablan de enfrentamientos con Panthers y Tigers, donde se quejaban de la protección del Sherman, cuando si tuvieran un T-34 hubieran estado en la misma situación.

Sobre el cañón, sí es cierto que tardaron en sustituirlo y el cambio al 76mm no fue del todo satisfactorio por la mala calidad de sus municiones de alto explosivo, muy empleadas en el frente, frente a las de los cañones de 75mm. Sin embargo, el cambio del cañón fue necesario por sus características anticarro. Las tácticas americanas decían que cuando hubiera presencia de carros de combate, intenvendrían las unidades de anticarros, pero en la práctica se demostró que los carros de combate tenían que luchar contra otros carros y no podían esperar a sus anticarros para combatirlos.

Además del cambio al 76mm, los británicos hicieron su propia conversión con otro cañón de 76mm, el famoso 17 libras, más potente que el anterior en cuanto a potencia anticarro. Además fue uno de los pocos cañones que emplearon munición APDS (Armor Piercing Discarding Sabot) en vez de munición APCR (Armor Piercing Composite Rigid) que era la munición subcalibrada empleada en la época.

Como vemos, el Sherman tuvo buenos cañones, pero el 75mm era insuficiente para 1944. Si lo vemos en perspectiva, el T-34-85 se empezó a fabricar en 1944 (algunas unidades con el D-5T en 1943), por lo que en 1944 todavía había bastantes T-34 con el cañón F-34 de 76mm y por lo tanto, el Sherman montaba un cañón similar. La falta de previsión hizo que el 76mm llegara tarde y por culpa de la mala calidad de la munición de alto explosivo, el cañón no fue demasiado popular.

Hay otros aspectos que no se suelen tratar, como el tema de la comodidad. Los carristas soviéticos recibieron Shermans en el programa "Lend and Lease" y por lo general tuvieron buenas críticas a pesar de algunos defectos como la altura o la conducción y estrechez de sus cadenas.

En resumen, el Sherman era un carro de combate medio similar en prestaciones al Panzer IV o T-34, con la pega de que sus actualizaciones llegaron más tarde que en los otros dos modelos. Fue un carro muy criticado por sus usuarios por las comparaciones con los Panthers y Tigers alemanes, lo cuales eran más pesados que el Sherman y por tanto están en una categoría diferente a la hora de comprarlos.

Artículo creado por ACB, el Mutie

viernes, 2 de febrero de 2018

Opinión Personal Sobre el Panzer IV

El Panzer IV fue el carro de combate medio principal alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Fue el caballo de batalla junto con el Panzer III al inicio, pero éste último quedó obsoleto al no poder ser rearmado con un cañón más potente, cosa que sí que hizo el Panzer IV. Normalmente es comparado con el Sherman de 36 toneladas o el T-34/T-34-85 (26,3-32 toneladas), cuando su peso más alto rondó 25 toneladas en sus últimas versiones.

Este es uno de los carros de combate más infravalorados de la Segunda Guerra Mundial, ya que el Tiger I se lleva la fama cuando hablamos de los carros de combate alemanes y el Panther era superior en la mayoría de aspectos, lo cual es normal tratándose de un carro diseñado para ser superior al T-34 soviético y creado años después que el Panzer IV.

Los inicios del Panzer IV fueron como carro de apoyo, pues montaba un obús de 75mm diseñado para atacar posiciones estáticas o no blindadas, mientras que el Panzer III se encargaba de eliminar a otros carros de combate como misión principal. Tras el comienzo de las hostilidades con la URSS y la aparición del T-34 y KV-1, los alemanes tuvieron que rearmar sus vehículos de forma acelerada, pues el 50mm L/42 del Panzer III no era suficiente para eliminar a los nuevos carros de combate soviéticos desde distancias prudenciales.

Al Panzer III se le proporcionó un cañón más largo (Kw.K.39 de 50mm L/60) y al Panzer IV se le sustituyó el obús por un cañón multipropósito (Kw.K.40 de 75mm L/43 y luego L/48). La mejora del Panzer IV llegó en 1942 y desde la versión F2 todos los Panzer IV salían de fábrica con el nuevo cañón. La diferente en la potencia de fuego era notable. De necesitar estar a menos de 500 metros para asegurarse la penetración sobre un T-34, a poder hacerlo a distancias superiores a 1 kilómetro. Sin embargo, el T-34 podía responder al Panzer IV a distancias similares, por lo que las siguientes mejoras del Panzer IV estuvieron enfocadas al aumento del blindaje, con la consecuente reducción de la movilidad.

Alemania estaba en una situación difícil para 1943, comenzando a perder terreno y no pudiendo reemplazar las pérdidas a buen ritmo. El Panzer IV siguió siendo producido en masa, aunque el Panther comenzó a comerle terreno poco a poco, pues era el carro medio que iba a sustituirlo, cosa que nunca sucedió por la complicada situación de Alemania en 1944-1945 y la imposibilidad de cambiar de un modelo a otro por el parón que produciría el cambio.

Hay que tener en cuenta que el Panzer IV fue un modelo fabricado ya en 1937, con un peso de 17,3 toneladas y que aumentó su peso hasta las 26 toneladas en la versión H, reduciendo su peso hasta las 25 toneladas en la última versión, la J. Es obvio que su relación potencia/peso fue disminuyendo con el paso del tiempo, de 17,34cv/t a 12cv/t, lo cual está algo por debajo del Sherman o del T-34 y es que los alemanes comenzaron a sacrificar movilidad por protección cuando la guerra estaba llegando a un punto crítico en el que estaban perdiendo terreno y la movilidad que en los primeros años fue su mejor aliado, en ese momento ya no era suficiente.

A pesar de todo, podemos decir que el Panzer IV fue un modelo bastante exitoso, pues supo adaptarse a los cambios de la Segunda Guerra Mundial siendo un carro de combate fabricado durante la preguerra y aunque en sus últimas versiones tenía ya ciertas limitaciones debido al gran aumento de peso (peor conducción, peor movilidad, falta de motor en la torreta, etc), siguió siendo un adversario peligroso gracias a su cañón.

Artículo creado por ACB, el Mutie

lunes, 29 de enero de 2018

Opinión Personal Sobre el T-34

El T-34 es uno de los carros de combate más famosos de la Segunda Guerra Mundial y el segundo más producido de la historia por detrás del T-55 y el más producido durante dicha guerra. Fue un carro de combate revolucionario al equilibrar la trinidad de potencia de fuego, protección y movilidad en su época. Además, la mayor parte de sus planchas de blindaje estaban inclinadas, haciendo que los 45mm de blindaje que tenía en el chasis le proporcionaran una mejora sustancial en protección.

Entre sus ventajas podemos destacar que estaba muy bien protegido para 1941, sobre todo teniendo en cuenta que se trataba de un carro de combate medio. Además, su cañón multipropósito le permitía acabar con otros carros de combate a largas distancias, mientras que con su calibre de 76,2mm podía ser usado como apoyo de la infantería. Otro aspecto a destacar era su elevada relación potencia/peso gracias a su motor de 500CV y su peso inicial de 26,3 toneladas.

Sin embargo, distaba mucho de ser un carro de combate perfecto. Las radios escaseaban y sólo las llevaban los carros de mando. Para la comunicación se usaba o un sistema de luces o mediante banderas de colores, lo cual dificultaba las labores de mando. Su fiabilidad fue en aumento durante el conflicto, pues algunas de las primeras unidades llevaban una transmisión de repuesto encima debido a su fragilidad. La torreta de dos tripulantes estaba anticuada, mientras que los alemanes ya las usaban de tres y hasta el T-34-85 no se corrigió este defecto. El uso de la suspensión tipo christie limitaba el aumento de peso del vehículo y hacía que se balanceara mucho yendo campo a traviesa. Otro defecto que compartía con otros carros de combate soviéticos era la baja calidad de las ópticas.

Hubo otros factores que hicieron que el rendimiento de este carro de combate fuera bajo durante la Operación Barbarroja, como el efecto de las purgas poco antes de la guerra y el descenso de oficiales cualificados y personal militar entrenado. Muchos de estos vehículos no llevaban munición perforante durante el estallido de la Segunda Guerra Mundial, lastrando su rendimiento en las fases iniciales.

Con todo lo bueno y lo malo que tuvo, los alemanes no se alegraron de encontrárselo, al igual que al KV-1. Ambos eran inmunes a los cañones del Panzer III y IV, por lo que salvo a cortas distancias, disparando en los flancos, usando munición subcalibrada o empleando antiaéreos en el rol anticarro, los T-34 eran objetivos impenetrables. Su bajo rendimiento estuvo relacionado con los defectos y problemas que sufrió en sus inicios, así como en la incompetencia de las tácticas y estrategias de los altos mandos soviéticos.

Las grandes pérdidas de 1941 provocaron que las mejoras del T-34 estuvieran enfocadas en corregir errores y en mejorar la velocidad de producción por encima de mejoras que pudieran suponer un cañón más potente o una mejor protección. Sólo se permitieron algunas mejoras, como los cambios de torreta y la radio que fue añadida de forma proporcional, pero hasta 1944 no estuvieron el 100% de los T-34 equipados con radios.

Se desestimaron mejoras interesantes como la del T-34M, que empleaba una torreta diferente, muy parecida a la que luego pasó a ser la torreta del T-34 modelo 1943 (fabricada ya en 1942). Una de las virtudes del T-34M era su suspensión basado en barras de torsión que finalmente nunca se llegó a implementar. A finales de 1943 empezaron a verse los primeros T-34-85, montando el D-5T y posteriormente produciéndose ya con el ZiS-S-54 de serie. La torreta albergaba un cañón de 85mm y tres tripulantes. Se mejoraba la potencia de fuego, tanto contra otros carros de combate como contra objetivos inmóviles gracias al aumento del calibre y mayor carga de las municiones de Alto Explosivo (HE). También se mejoraba la protección al tener una torreta mejor blindada, aumentando el peso del T-34 hasta las 32 toneladas de peso.

La mejora del T-34 al T-34-85 vino muy tarde en mi opinión. Los altos mandos soviéticos no mostraron el suficiente interés en rearmar y mejorar las prestaciones del T-34 hasta que ya estaba obsoleto. Así como en 1941 y 1942 el T-34 era un gran adversario, para 1943 ya era un vehículo que podía ser puesto fuera de combate a largas distancias y la potencia de fuego de su cañón estaba quedándose atrás mientras los alemanes montaban ya desde 1942 cañones con municiones perforantes más potentes. Todo esto sin hablar ya de los nuevos modelos Tiger o Panther que llegaron para 1943 cuando el T-34-85 todavía se estaba preparando.

Como conclusión, creo que el T-34 era un carro de combate con buenas virtudes a las que no les supieron sacar el rendimiento adecuado y que su mal desenvolvimiento durante la Segunda Guerra Mundial tiene mucho que ver con factores ajenos al propio vehículo. Su potencia fue desaprovechado a pesar de que para finales de 1942, la situación en el frente este había mejorado sustancialmente.

Artículo creado por ACB, el Mutie

domingo, 21 de enero de 2018

Opinión Personal Sobre el Tiger I

Sin duda alguna, el carro de combate más conocido de la Segunda Guerra Mundial. La aparición del T-34 supuso un shock importante para militares tan importantes como Heinz Guderian y pronto se comenzó a preparar una nueva serie de vehículos para contrarrestar a los soviéticos. El KV-1 y KV-2, a pesar de sus grandes defectos motrices, eran adversarios muy complicados de combatir debido a la escasa potencia de fuego alemana por aquel entonces. Portaban cañones capaces de abatir a los carros alemanes a largas distancias, mientras que para poder penetrarlos había que disparar a muy cortas distancias o usar cañones antiaéreos.

El Tiger I fue una solución de paso, ya que en ese momento se habían visto las ventajas del blindaje inclinado, pero el haber intentado aplicarlo en el Tiger I hubiera creado retrasos en su desarrollo. Sin embargo y a pesar de todo, el espesor del blindaje del Tiger I era suficiente para proteger a sus tripulantes de la mayoría de cañones de la época y su cañón era más potente que cualquier otro montado en cualquier carro de combate por aquel entonces.

Las primeras unidades Tiger I empezaron a combatir a finales de 1942, eliminando el factor sorpresa y permitiendo a los soviéticos examinar algún ejemplar capturado. Por un lado no se esperaban ver ese modelo fabricado en masa, pero por otra parte, había posibilidades de que Alemania estuviera desarrollando nuevos carros de combate y dejar obsoletos a los soviéticos, lo cual alentó a la URSS a modernizarse en vez de seguir en sus trece de favorecer las producciones por delante de todo.

Mientras que la guerra se estaba desequilibrándose a favor del bando aliado, Tiger I fue examinado a conciencia para ver sus puntos débiles. Incluso el lateral de 80mm de blindaje (82mm) eran casi impenetrables para los cañones de 76,2mm soviéticos y totalmente invulnerables a los cañones de 45mm convencionales. La llegada de cañones largos de 45mm, cañones de 85mm y 122mm, rebajaron la protección del Tiger I, pero esto no era un problema porque para 1944, que es cuando ya empezaban a abundar todos estos cañones, Alemania ya estaba produciendo el Tiger II.

El desempeño en combate del Tiger I fue positivo, tanto en los ratios de bajas, como en la moral que proporcionaban a las tropas. Entre las opiniones vertidas suele haber dos corrientes, una pro-tiger indicando que era el mejor carro de combate de la Segunda Guerra Mundial y capaz de enfrentarse a cualquier enemigo y otra que que sólo se centra en indicar que tenía muchas averías o que requería mucho mantenimiento.

La verdad está en un punto intermedio. Sus ratios de bajas están inflados, como ya hemos podido analizar en esta página y a pesar de ser bastante exigente en cuanto a su mantenimiento, no se averiaba a cada kilómetro.

En mi opinión y para concluir, fue un carro de combate revolucionario que hizo pensar a sus adversarios, en especial a los soviéticos, marcando un antes y un después, animando a las tropas alemanes y causando terror a sus enemigos que llegaban a confundir a los Panzer IV con los Tigers más a menudo de lo debido. Sin embargo, no era un arma definitiva y su baja producción indicaba que no era un carro milagroso, sino un arma de apoyo táctico, empleada como apagafuegos en sectores donde se requería una potencia de fuego que no había.

Artículo creado por ACB, el Mutie

domingo, 7 de enero de 2018

Bienvenido 2018!

Feliz 2018 a todos los que seguís visitando esta página de vez en cuando. Sé que hace tiempo que no la actualizo y os pido perdón porque estoy inmerso también en otros proyectos que nada tienen que ver con temas militares. Ya me ha pasado anteriormente de dejar la página en stand by por algún tiempo, pero sabéis que la página no morirá porque cuando pueda volveré para continuarla. Puede ser dentro de una semana como dentro de un mes, pero la página no va a cerrar en muchos años.

Tengo información interesante para subir, lo cual iré haciendo poco a poco, así como alguna comparativa que empecé, pero no llegué a terminar y está algo verde aun, pero terminaré de completarla para subirla.

Saludos